Saltar al contenido

Apunte sobre la Comunión eucarística y la espiritual

25 febrero 2018

Resultado de imagen de Comunión

Y hasta he oído contar que un obispo de mucho predicamento, cuando le exponían casos dudosos de personas que querían saber si podían o no comulgar, si no veía la respuesta, la veía clara: “Le decís que haga comuniones espirituales, que valen lo mismo”. Eran equivalentes. Pesaban igual.

Ni me atreveré, por un lado, a impugnar a un obispo, ni, por otro, a dar igual valor a lo que es Dios y a lo que no lo es, sino deseo de Dios.

Solamente diré, dos puntos, que cuando Cristo brota jubiloso de la mano del sacerdote para introducirse en el cuerpo del comulgante, lo que se produce es la unión de un Cuerpo con un cuerpo, con la finalidad de, por medio de ambos los cuerpos, hacer cada vez más grande la unidad entre ambas las almas. Es para mí cosa segura que no instituye Cristo un sacramento para un efecto meramente táctil y hasta luego.

Resultado de imagen de ComuniónPor supuesto que hay algún sacramento que tiene como uno de sus fines uno terrenal, y me refiero sobre todo a la Unción de enfermos, uno de cuyos efectos -si Dios lo quiere- es la sanación. Pero el punto está en eso: “uno de cuyos efectos -si Dios lo quiere-“: no un fin meramente terrenal y siempre. Por otra parte, este es un efecto importante, la sanación; un contacto, en la Eucaristía, entre Cuerpo y cuerpo que se quedase ahí sería -como mero contacto sin proyección- una simple bobada.

Y mi Señor Jesús no es bobo, y a quien lo contrario osare mantener, estoy dispuesto a sacarle las asaduras, escogiendo él el arma, en el campo del honor y de los hombres bragados.

De lo escrito se sacan dos conclusiones: una, la de valorar mucho la comunión espiritual. La otra, la de no recibir irresponsablemente la Comunión eucarística (“os exhortamos también a no echar en saco roto la gracia de Dios”, 2 Cor 6,1) , sino entenderla, entusiasmadamente, como un medio que Cristo me ofrece de abrazarnos los dos, y que de este modo Él me comunique su gracia. Hay que preparar las Comuniones, y la preparación verdadera es entrar cada día por la puerta de la iglesia un poco más santos de lo que salimos por ella el día anterior.

 

APUNTE PARA EL APUNTE, APUNTADO EL 7-IV-2018.- Hoy me he topado con un fragmento de las Catequesis de Jerusalén, y extracto lo siguiente: 

“Bajo la figura del pan se te da el cuerpo, y bajo la figura del vino, la sangre; para que al tomar el cuerpo y la sangre de Cristo, llegues a ser un solo cuerpo y una sola sangre con él. Así, al pasar su cuerpo y su sangre a nuestros miembros, nos conver­timos en portadores de Cristo. Y como dice el bienaven­turado Pedro, nos hacemos partícipes de la naturaleza divina (…).

“En la nueva alianza, tenemos un pan celestial y una bebida de sal­vación, que santifican alma y cuerpo. Porque del mismo modo que el pan es conveniente para la vida del cuerpo, así el Verbo lo es para la vida del alma.

“(…) Y que con el rostro descubierto y con el alma limpia, contemplando la gloria del Señor como en un espejo, vayamos de gloria en gloria, en Cristo Jesús, nuestro Señor, a quien sea dado el honor, el poder y la gloria por los siglos de los siglos. Amén.”

Amén, no. Amén, aleluya, que aún estamos en la octava de Pascua. Hale, majos.

 

4 comentarios leave one →
  1. 25 febrero 2018 23:53

    Chapó.

    Me gusta

  2. 25 febrero 2018 23:54

    No marqué la casilla…

    Me gusta

  3. 26 febrero 2018 22:49

    Pues explícame por c. e. la manera de hacerlo yo, porque se me escapa…

    Me gusta

  4. 1 marzo 2018 22:51

    Por lo que se refiere a la Comunión eucarística, es, aunque parezca que hay alguna diferencia, lo que dice ese genio que se llamó San León Magno:

    “La Pascua del Señor se celebra legítimamente […] si […] la nueva criatura se embriaga y nutre del mismo Señor. Porque la participación del cuerpo y de la sangre de Cristo no hace otra cosa sino convertirnos en lo que recibimos: y seamos portadores, en nuestro espíritu y en nuestra carne, de aquel en quien y con quien hemos sido muertos, sepultados y resucitados [Jesús]” (Sermón 12, 3, 7: Migne, “Patrologia Latina”, vol. 54, 357. Liturgia de las Horas, miércoles de la II semana de Pascua).

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

El Evangelio Del Dios Vivo

La fusión de los cuatro relatos evangélicos en el único Evangelio, el del Dios Vivo, en el contexto de toda la historia sagrada.

Anécdotas y catequesis

Anécdotas y catequesis

educarconsentido

Educación, enseñanza y familia

Un poeta que habla español

blog de poesía inédita

Sistema del Sueño Sounder en Barcelona

La solución natural al Insomnio, el Estrés y la Ansiedad

Nistal Mayorga

Blog de la pintora Nistal Mayorga

Pikizu

Blog de fotografía

Harresi Kulturala Elkartea

Asociación Muro Cultural

Católicos con Acción

Bienvenidos a nuestro sito Web con contenido especializado para jóvenes

Memoria historikoa Enkarterri - Las Encartaciones. Bizkaia

Memoria historikoaren berreskuratzea - Recuperación de la Memoria histórica

❥ Coaching Somático Integral

Crecimiento personal a través del Coaching Corporal en Movimiento y el Método Feldenkrais®

Feldenkrais Online

Clases Online en Feldenkrais Barcelona® www.FeldenkraisBarcelona.net

AUTOCONOCIMIENTO INTEGRAL

↝CUERPO, MENTE Y EMOCIONES↜

covisng.wordpress.com/

Soy lo que pienso, lo que siento, lo que imagino...

A %d blogueros les gusta esto: