Saltar al contenido

NOVENA A LA INMACULADA EN 2014: DÍA 5.º: PRESENTACIÓN DEL NIÑO, PURIFICACIÓN, SIMEÓN, ANA, INFANCIA, PÉRDIDA EN EL TEMPLO, VIDA OCULTA

3 diciembre 2014


         Recuerdo a vuesas mercedes que regalo a quien me las pida las obras marianas de San Luis María Grignion de Montfort. Será en pdf, en audio (solo elTratado de la verdadera devoción a la Santísima Virgen)o, cobrando solamente los gastos de envío, en papel.


 Me alegraría que esta novena sirviera a los muchísimos que yo sé que, con todo entusiasmo, vais a consagraros, o renovar vuestra consagración, a la Santísima Virgen (yo incluido). Más me agradaría que muchos se ilusionasen por hacer la consagración después del tiempo de treinta y tres días de preparación que pidió S. Luis María y que pide, en Medjugorje, en nuestros días la Santísima Virgen. Para tener más conocimiento de ello están los libros que os ofrezco. 

Día 5.º (4 de diciembre)


Lc 2,22-52:  presentación del Niño, purificación, Simeón, Ana, infancia, pérdida en el Templo, vida oculta

El texto bíblico, os lo descargáis aquí. Y no dejéis de hacerlo para ir derechos a mis cosas, porque es tanto más importante cuanto más infinita es la superioridad de Dios sobre este cura. Así que

me descargo el texto bíblico pinchando tal que aquí:


 Del Evangelio de San Lucas


LA SAGRADA FAMILIA ACUDE AL TEMPLO por dos prescripciones rituales de la Ley: la presentación del primogénito (cfr. Éx 13,2.12-13) y la purificación de la madre (cfr. Lev 12,2-8). Los primogénitos de los hombres y animales debían ser presentados al Señor; los de los asnos podían rescatarse con un cordero, o había que desnucarlos. Los de los hombres, había que rescatarlos. Esto constituía un memorial entre tantos de la gran liberación de Egipto.

Después del parto, se quedaba ritualmente (no moralmente) impura, y, con varias menudencias que no son del caso, el Levítico prescribe su purificación. Lo principal era la ofrenda, que admitía una modalidad más modesta para los pobres, y es la que María y José presentan: «un par de tórtolas o dos pichones» (v. 24).

Llama brillantemente la atención el hecho de que Jesús no es rescatado.«Llevaron a Jesús a Jerusalén para presentarle al Señor, como está escrito en la Ley del Señor: Todo varón primogénito será consagrado al Señor» (22-23). No es solo que me parece que el texto lo dice claro; no es solo una opinión mía: Joseph Ratzinger-Benedicto XVI lo ve exactamente igual [1].

Y fijaos en lo que tiene risa. No hacía ningunísima falta que la Virgen se purificase, porque en su parto virginal no hubo ni pizca de impureza ritual. Y se purificó. No hacía ningunísima falta que Jesús fuese rescatado, porque Él era precisamente el Dios que los libró de los egipcios. Todavía más: pese a ello, es presentado (¿angelillo tenemos que se lo indicase a José?), y una presentación sin rescate es presentación para siempre. Tampoco haría falta que se bautizara, y se bautizó. Son cosillas que nos deben hacer pensar cada vez que dejamos un detalle “porque no hace falta”.

Al mismo tiempo, amigos de toda mi alma, ¿no veis por todas partes, sobre todo en el Dios que incita a la presentación/consagración de Jesús, una voluntad de entrega perfecta y perpetua a Dios? Porque a lo mejor podéis plantearos de verdad la consagración a María… O también podéis pensar en vocaciones específicas: sacerdotal, religiosa, virginal, en institutos seculares o en otras instituciones que la Trinidad bendice.

«SIMEÓN LOS BENDIJO Y DIJO A MARÍA, SU MADRE: “Este está puesto para caída y elevación de muchos en Israel, y para ser señal de contradicción -¡y a ti misma una espada te atravesará el alma!-, a fin de que queden al descubierto las intenciones de muchos corazones”» (34-35). Veamos estos versiculetes:

Caída y elevación, señal de contradicción, las intenciones de muchos corazones hacen referencia a la aceptación o el rechazo de Jesús y su salvación. Son actitudes personales y responsables, y –hemos de acostumbrarnos al lenguaje y mentalidad de la Biblia- no es que Dios desee que unos caigan y que muchos sean descubiertos malvados. Como cuando Jesús dice a los discípulos que, a los demás, solo por parábolas les manifiesta el Reino, «de modo que viendo no vean y oyendo no entiendan» (Lc 8,11). Expresa un resultado que –lo sabemos por otros datos- no proviene de Dios, sino de los corazones.

– De esa manera quedará al descubierto el interior de cada corazón: Jesús es «piedra de escándalo» (otra traducción) en el sentido en que lo anunciaba el Bautista: «Ya está el hacha puesta junto a la raíz de los árboles» (Lc 3,9): el hacha es Jesús, y el juicio iba a darlo cada uno, lo damos hoy, nosotros, cada uno, en la aceptación o el rechazo de Jesús. Si se va al infierno, la sentencia se firma con las propias obras. Nunca Dios mandó a nadie al infierno. Es la derrota de Dios.

– Haciendo un inciso bien poco frecuente en los Evangelios, Simeón introduce el Corazón de la madre. Me parece evidente la intención de unir cuanto más este Corazón con esa función mesiánica de Jesús que va a ser el criterio con que nos vamos a juzgar a nosotros mismos, pero también… la que los va a llevar a la Cruz. A los Dos, y en un mismo destino de Redentor y corredentora.

Porque, si Jesús es el Redentor, María es corredentora. Y todo lo que Jesús sufrió en su cuerpo, lo sufrió en su Corazón María. El padecimiento de la mejor de las madres por la muerte atroz del mejor de los hijos no es imaginable. Quedan, así, asociados los destinos salvadores de Jesús y de María, y ela, ya desde este momento –terrible, por cierto- de la profecía de Simeón, sabe que en su futuro acechan desbordantes dolores [1bis].

Por eso es tu madre.

VAYA DE NUEVO LA ÚLTIMA MIRADA AL CORAZÓN DE MARÍA. Para decir que, entre las interpretaciones que ha recibido el v. 51 (y el 19), una es la que entiende que Lucas está explicando cuál es su fuente histórica [2]. Obviamente, a los hechos de la infancia, no pudo asistir ningún discípulo; José, todo indica que murió mucho hacía. Pero María no. Qué embelesador es recrear con la imaginación los coloquios de la Virgen con los Apóstoles y oírla contar, o incluso dictar, todas aquellas cosas. Qué cautivador es imaginarla también –por ejemplo en el Cenáculo, donde esperaban al Espíritu de Dios como la Promesa infinita- explicando otros acontecimientos, o incluso cómo había entendido tal milagro, tal momento de perdón, tal momento con los niños; o qué fascinante es pensar en María como fuente de conocimiento que se abrió para la Iglesia.

En otras palabras: si ya hay tantísimo de María en el Hijo Jesús, y Él lo grita por las calles de Palestina, ¡cuánto habrá de María en la enseñanza que la Iglesia nos entrega, y que cada día –tú y yo- vivimos!


[1] Joseph Ratzinger-Benedicto XVI, La infancia de Jesús, Planeta, Barcelona (4) 2002, 89. Aunque siempre es honrado recordar que la trilogía sobre Jesús la presenta el autor como obra personal, y por tanto discutible, y no como obra de magisterio papal.

[1bis] En la cabecera he colocado una clásica ilustración de los dolores del Corazón de María. Por supuesto, se podían poner más, y menos, pero aproximadamente así es como los ha desarrollado la piedad popular (dejando aparte que otra variante presenta cinco dolores). No identifico la segunda ilustración. Las demás son: el anuncio de Simeón, el Niño perdido, el encuentro con Jesús en la Calle de la Amargura, la crucifixión y muerte, el descendimiento del cuerpo de Jesús de la Cruz y su entierro.

[2] De nuevo nos aparece Ratzinger defendiendo esta tesis.


Os recuerdo que también podéis leer la novena a la Inmaculada del año pasado. En la nube de etiquetas de la derecha, una dice precisamente: novena a la Inmaculada.

9 comentarios leave one →
  1. Isabel de A permalink
    4 diciembre 2014 0:05

    Esta es el n.º 4, supongo. ¿Se ha equivocado de día?

    Isabel de Arquer

    Me gusta

    • 4 diciembre 2014 0:22

      El día 4.º del mes es el 5.º de la novena, si tiene usted en cuenta que empieza el 30 y acaba el 8. Un saludo.

      Me gusta

  2. 4 diciembre 2014 10:07

    Rebuscando por ahí, pone, en la segunda ilustración, la huida a Egipto. Sí que lo parece.

    Me gusta

    • 4 diciembre 2014 12:06

      Gracias, Clara. El período que ha abarcado este día es muy largo, y en algún lapso de él tuvo lugar la estancia en Egipto; aunque yo no consiga entender bien la secuencia temporal de estos acontecimientos, precisamente.

      Me gusta

  3. 27 diciembre 2014 17:41

    Padre, ¿por qué celebramos en este orden?:

    25 de diciembre: Navidad

    28 de diciembre: Santos Inocentes, es decir, huida a Egipto.

    2 de Febrero: Presentacion en el Templo, 40 días despues de Navidad.

    ¿Acaso estuvieron en Belén más de un año?

    Me gusta

  4. 27 diciembre 2014 18:57

    Quizá no todos entiendan las perplejidades de Elisa la Buena. Si el orden de las celebraciones se corresponde siempre -yo le digo que no- con el de los hechos, tenemos que la Sagrada Familia huye a Egipto, y treinta y siete días después viaja miles de quilómetros para la Presentación del Niño en el Templo. Y como es imposible y absurdo, Elisa postula que la huida fue más de un año después, y entre medio pudieron hacer la Presentación: porque estaban cerca.

    Aclaradas las cosas, ahora se trata de aclararlas.

    De entrada, hay muchas fiestas que no coinciden con su fecha real, entre otras cosas, porque a menudo no la conocemos.

    La Presentación es el 2 de febrero porque ahí se cumplen 40 ó 41 días, que es lo prescrito en Lev 12,2-8 para la purificación de la madre, y porque José y María quieren -me imagino que sería lo habitual- hacer la presentación el mismo día, toda vez que Éx no le asigna a esta ningún plazo.

    Para la matanza de los Inocentes, Herodes quiere asegurarse de coger a Jesús entre sus redes. Es de suponer que dejara un margen amplio, y se puede imaginar que, partiendo de lo dicho por los magos, le calculara a Jesús algo así como un año, razón por la que, para asegurarse de cogerlo, ordenó matar a los de hasta dos años.

    Y yo, que con estas cronologías me hago un lío, sin embargo sí pienso que debieron de estar por lo menos un año en Belén, y de la Presentación, volverse a Belén. Así parece que cuadra todo: los magos dicen a Herodes que un año, Herodes ordena la matanza, exclusivamente, de “todos los niños que había en Belén y en sus términos de dos años para abajo” (Mt 2,16), y por esa razón la Sagrada Familia tiene que escapar a Egipto. Si se estuvieran viviendo ya en Nazaret, la orden de Herodes no los afectaría por no estar en Belén.

    Por otro lado, parece que los magos viajaron durante todo un año. Herodes sabe la edad del niño por la respuesta de ellos, pero la pregunta había sido “el tiempo de aparición de la estrella” (Mt 2,7). Y si la estrella es la que les había dado a conocer el nacimiento (“¿Dónde está el rey de los judíos que acaba de nacer? Porque hemos visto su estrella en el Oriente y venimos a adorarle”, Mt 2,2), tenemos un viaje de un año. Y el caso es que lo encontraron en Belén.

    A mí me queda la pregunta: ¿Por qué José y María deciden quedarse en Belén? Ni siquiera sabemos el tiempo que decidieron estar: quizá más del año al cabo del cual tuvieron que irse. ¿Acaso pensaron que el Heredero de David y de todas sus promesas debía vivir en la ciudad de Belén? No me parece imposible, y de hecho, a la vuelta de Egipto, su primera intención es volver a Belén, no a Nazaret: “Habiendo oído que en Judea [allí está Belén] reinaba Arquelao en lugar de su padre Herodes, temió [José] ir allá y advertido en sueños, se retiró a […] Nazaret” (Mt 2,22…23).

    Son cosas para mí difíciles. Si lo son para otro, que lo diga. Trataremos de seguir indagando, que, desde luego, sobre esto se ha escrito muchísimo.

    Me gusta

  5. 28 diciembre 2014 4:33

    Implicaría entonces que José y María se hacían conjeturas con respecto a su Hijo Divino. Digo, si eligieron quedarse en Belén, ciudad de David, y por ser Jesús quien era. Sería coherente al menos en José, cabeza de la familia, tomar esa decisión. ¡Cuántas veces nos pasa que creemos que Dios quiere algo, y nos lleva por lo contrario!

    Un misterio que Lucas no relate lo de Egipto.

    Pero dejo al aire otro interrogante que se me ocurre ahora, y que toda mi naturaleza femenina se pregunta. Bastante más trivial en realidad.

    Al menos es seguro que los días hasta la Purificación los pasaron en Belén (eso entendí). Ya nos parece totalmente heroico y un misterio que Dios naciera en una gruta. Es de imaginar que pasaran toda su estancia hospedándose ahí (?).

    ¡Humildísima María!, que sería, como mujer virtuosa que era, un ama de casa entrenada, poniendo orden en aquella gruta que Dios había dispuesto como posada. ¿O José buscaría un alojamiento mas cómodo?

    Lo de la Liturgia, aclarado.

    Me gusta

    • 28 diciembre 2014 12:11

      No, Elisa: de conjeturas, nada. Se lo había dicho el ángel a María. En primer lugar, “será grande y será llamado Hijo del Altísimo; el Señor Dios le dará el trono de David, su Padre, reinará eternamente sobre la casa de Jacob, y su Reino no tendrá fin” (Lc 1,32-33). Incluso, Joseph Ratzinger-Benedicto XVI, en “La infancia de Jesús” (pero debo recordar que no es un libro de magisterio, que se puede discrepar), donde Gabriel anuncia que el Espíritu vendría sobre ella, y “por eso, el que nacerá Santo será llamado Hijo de Dios” (1,35), por una serie de razones, interpreta que (aquí) “Hijo de Dios” significa “descendiente y heredero de David (y de sus promesas). La conjetura no cabe: se aplastaría entre tanta evidencia.

      Acabo de ver una nota en una ed. de los Evangelios que confirma que, como decíamos, la Presentación y Purificación fueron anteriores a la huida. Al concluir el relato de estas, los editores aclaran: “Antes de la vuelta a Nazaret acontecieron los sucesos de la huida y permanencia en Egipto que relata San Mateo en 2,13-23” (“Sagrada Biblia. Santos Evangelios. Traducida y anotada por pfofesores de la facultad de teología de la Universidad de Navarra”, Univ. de Navarra, (3) 1990, n. a Lc 2,39).

      Ciertamente, para el hecho de que Lc no cuente la huida, no encuentro explicación.

      Y luego, Elisita, con tu “interrogante femenino”, nos despiertas a todos la curiosidad. Tienes que formularlo, o iremos para allá y te meteremos en el horno.

      ¿Se quedaron en el establo? Creo que no; ya que parece que tenían un dinero -no digo que mucho-, puesto que la causa que se menciona para que acudiesen al pesebre fue “que no había lugar para ellos en el aposento” (Lc 2,7).

      Quiero acabar con unas palabras de Benedicto XVI a propósito de ese misterio que admiras de que el Rey naciese donde nació:

      – “Nada puede ser más sublime, más grande, que el amor que se inclina de este modo, que desciende, que se hace dependiente.”

      “La gloria del verdadero Dios se hace visible cuando se abren los ojos del corazón ante el establo de Belén.”

      – “En Navidad nuestro espíritu se abre a la esperanza contemplando la gloria divina oculta en la pobreza de un Niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre: es el Creador del universo reducido a la impotencia de un recién nacido. Aceptar esta paradoja, la paradoja de la Navidad, es descubrir la Verdad que nos hace libres y el Amor que transforma la existencia. En la noche de Belén, el Redentor se hace uno de nosotros, para ser compañero nuestro en los caminos insidiosos de la historia. Tomemos la mano que él nos tiende: es una mano que no nos quiere quitar nada, sino sólo dar.

      “Entremos con los pastores en la cueva de Belén, bajo la mirada amorosa de María” (mensaje de Navidad, 25 de diciembre de 2005).

      – “‘Despiértate, hombre: por ti, Dios se ha hecho hombre’ (S. Agustín, Serm., 185). ¡Despiértate, hombre del tercer milenio! En Navidad, el Omnipotente se hace niño y pide ayuda y protección; su modo de ser Dios pone en crisis nuestro modo de ser hombres; llamando a nuestras puertas nos interpela, interpela nuestra libertad y nos pide que revisemos nuestra relación con la vida y nuestro modo de concebirla” (ibíd.).

      – “El eterno hoy de Dios ha descendido en el hoy efímero del mundo, arrastrando nuestro hoy pasajero al hoy perenne de Dios. Dios es tan grande que puede hacerse pequeño. Dios es tan poderoso que puede hacerse inerme y venir a nuestro encuentro como niño indefenso para que podamos amarlo. Dios es tan bueno que puede renunciar a su esplendor divino y descender a un establo para que podamos encontrarlo y, de este modo, su bondad nos toque, se nos comunique y continúe actuando a través de nosotros. Esto es la Navidad: ‘Tu eres mi hijo, hoy yo te he engendrado’. Dios se ha hecho uno de nosotros para que podamos estar con él, para que podamos llegar a ser semejantes a él. Ha elegido como signo suyo al Niño en el pesebre: él es así. De este modo aprendemos a conocerlo” (homilía, 24 de diciembre de 2005).

      – “El cielo no pertenece a la geografía del espacio, sino a la geografía del corazón. Y el corazón de Dios, en la Noche santa, ha descendido hasta un establo: la humildad de Dios es el cielo. Y si salimos al encuentro de esta humildad, entonces tocamos el cielo. Entonces, se renueva también la tierra. Con la humildad de los pastores, pongámonos en camino, en esta Noche santa, hacia el Niño en el establo. Toquemos la humildad de Dios, el corazón de Dios. Entonces su alegría nos alcanzará y hará más luminoso el mundo” (25 de diciembre de 2007).

      Me gusta

Trackbacks

  1. SUBSIDIOS PARA CONTEMPLAR LOS MISTERIOS DEL ROSARIO-I | soycurayhablodejesucristo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

El Evangelio Del Dios Vivo

La fusión de los cuatro relatos evangélicos en el único Evangelio, el del Dios Vivo, en el contexto de toda la historia sagrada.

Anécdotas y catequesis

Anécdotas y catequesis

educarconsentido

Educación, enseñanza y familia

Un poeta que habla español

blog de poesía inédita

Sistema del Sueño Sounder en Barcelona

La solución natural al Insomnio, el Estrés y la Ansiedad

Nistal Mayorga

Blog de la pintora Nistal Mayorga

Pikizu

Blog de fotografía

Harresi Kulturala Elkartea

Asociación Muro Cultural

Católicos con Acción

Bienvenidos a nuestro sito Web con contenido especializado para jóvenes

Memoria historikoa Enkarterri - Las Encartaciones. Bizkaia

Memoria historikoaren berreskuratzea - Recuperación de la Memoria histórica

❥ Coaching Somático Integral

Crecimiento personal a través del Coaching Corporal en Movimiento y el Método Feldenkrais®

Feldenkrais Online

Clases Online en Feldenkrais Barcelona® www.FeldenkraisBarcelona.net

AUTOCONOCIMIENTO INTEGRAL

↝CUERPO, MENTE Y EMOCIONES↜

covisng.wordpress.com/

Soy lo que pienso, lo que siento, lo que imagino...

A %d blogueros les gusta esto: