Saltar al contenido

ALMA PARA UN CONOCIMIENTO DE LA VIRGEN-y IX

30 agosto 2014

CONCLUSIONES


Forma serie con

Alma para un conocimiento de la Virgen-I

Alma para un conocimiento de la Virgen-II

Alma para un conocimiento de la Virgen-III

Alma para un conocimiento de la Virgen-IV

Alma para un conocimiento de la Virgen-V

Alma para un conocimiento de la Virgen-VI

Alma para un conocimiento de la Virgen-VII

Alma para un conocimiento de la Virgen-VIII


Puede verse también la serie anterior:

Alma de todas las devociones a la Virgen-I

Alma de todas las devociones a la Virgen-II

Alma de todas las devociones a la Virgen-III

Alma de todas las devociones a la Virgen-IV

Alma de todas las devociones a la Virgen-V

Alma de todas las devociones a la Virgen-y VI 

 

1. Joaquín María Alonso ha sabido extraer para la teología mariana las consecuencias de la centralidad del Corazón en la persona de María. Ha elaborado en sus líneas fundamentales una mariología cordimariana que contempla a la Virgen a la luz de su amor, de su interioridad, de su santidad: una mariología interior desde el interior de María. Un Corazón de María entendido como principio puede ser principio de la mariología. De ello redunda una notable unidad en la ciencia mariana.

 


 

2. Nadie, a mi ver, ha tomado tan en serio como Alonso el concepto de la maternidad divina del Corazón de María (maternitas in corde, «maternidad según el Corazón»). Y esto vale tanto como situar el Corazón de María en el centro mismo de la madre de Dios y de la mariología.


3. 3. Formulando cordimarianamente una de sus principales aportaciones mariológicas, que es su descripción de las relaciones de la Virgen con la Santísima Trinidad, Alonso ha referido del modo más congruente al Corazón de María su concepción de tales relaciones, y ha hecho del Corazón «como el centro de la vida trinitaria».


4. La naturaleza sacramental del Corazón de María queda, asimismo, notablemente destacada al considerarlo como un signo que, a través de las realidades anatómicas, con las cuales tiene que ver la virginidad de María, remite a la virginidad espiritual y ontológica constituida por la santidad y por la maternidad de la santa madre de Dios.


5. No hay dificultad especial en identificar el Corazón de María con la Inmaculada Concepción, entendiendo esta como un hecho más positivo («llena de gracia», Lc 1,28) que negativo (carente de pecado). Resultará ser la inhabitación del Espíritu Santo con todas sus consecuencias, a las cuales se añadirá la excepcional cooperación de la Virgen en su propia santificación. Por eso, de un lado hay que encontrar en él un motivo de segura esperanza, y de otro, no me parece descabellado dar tanta importancia a la Inmaculada Concepción como la que da Alonso a la maternidad espiritual a la hora de relacionarlas con nuestro bendito Corazón.


6. Al considerar que la cooperación de María a la Redención es su maternidad -que empieza en el fiat (Lc 1,38) y en la Cruz culmina-, y al considerar que la maternidad es la gracia con que María es redimida y con que María nos redime, Alonso no solo ha levantado un monumento al encuentro salvador entre la voluntad divina y la humana correspondencia; también, por ser la maternidad (la gracia) un negocio del Corazón, nos ha hecho ver con claridad que la cooperación mariana es una cooperación del mismo Corazón.


7. La Redención, que se encamina a la Salvación, debe prolongarse en la mediación celeste de la corredentora, ya que, de nuestra parte, está la innegable necesidad de «ser levantados a Dios por escalas humanas». El Corazón de María, transposición maternal y paralela del gran Encuentro que se produce en la Encarnación, se nos ofrece como esa escala con que levantarnos a Dios. Por lo demás, la consagración al Corazón de María, y, con ella, toda la devoción cordimariana (y mariana), quedan fundamentadas en la mediación de María.


8. En esta joya impar que es el Corazón de María, refulge con destellos especialmente característicos la maternidad espiritual. Con Joaquín María Alonso, nos parece de sumo valor indicar su origen en el fiat, pero no creemos que sean equiparables el inicio de la maternidad divina y el de la espiritual, que solo es posible cuando hay gracia, y que, precisamente de acuerdo con los principios de Alonso, resulta de un ejercicio de la maternidad que no está culminado hasta la Cruz. Lo que es de innegable valor es la consideración de la maternidad espiritual como contenida en la divina.

«Somos hijos de Dios por el Corazón de María». La Redención se abre paso a través de un fiat que, nacido de ese Corazón, inaugura también la cooperación de María en tierra y en cielo. El Hijo de Dios ingresaba en el mundo por la puerta de tal Corazón, y con él también nosotros empezábamos a ser hijos de María. De allí, ni Jesús iba a marcharse jamás por la gracia, ni nosotros tampoco por el amor.

 


9. El alma que descubre tantas riquezas descubre la vía invaluable de la consagración al Corazón de María. Podría hacerse por justicia y basándose en la realeza de María: porque ella lo merece. Pero la realeza misma, en María, es maternal; es mediación materna. Y basarse en los derechos y consagrarse en justicia no agota la riqueza de un Corazón de madre. Cor ad cor loquitur, era la divisa del B. H. Newman: «Un corazón habla a otro corazón». La consagración se inicia en la contemplación del amor, y se consuma en la entrega del amor. La consagración se basa en la maternidad espiritual, que puede equipararse con la mediación de María.

Es la percepción de la madre lo que impulsa a la consagración para acercarse a Dios, pero en la madre lo propio es la ternura, y esa es la explicación de la singularidad -y de la singularísima importancia- de la consagración al Corazón de María. Pero también explica -una vez más- que la consagración al Corazón de María sea como el punto candente o la vocación de la consagración a María, que la cordimariana sea una vía privilegiada de la espiritualidad mariana, que toda espiritualidad mariana aspire -por naturaleza- a la espiritualidad cordimariana, como fue el tema de nuestro Alma de todas las devociones…


10. La «maternidad según el Corazón» de María sobre Jesús y, dentro mismo de ella, su «maternidad según el Corazón» respecto de nosotros anidan en el mismísimo Corazón de María la unión, que constituye a la Iglesia, entre Cristo Cabeza y los miembros. Y Alonso puede llamar a nuestro amado Corazón «Corazón de todo el Cuerpo Místico» y «corazón de la Iglesia». Sus funciones para siempre son las de la mediación.


11. Alonso dejó aspectos por tratar en su riquísima «mariología cordimariana». Uno fue la Asunción, pero hemos querido aventurar nuestra convicción de que, se mire por donde se mire, la Asunción de María es la Asunción del Corazón de María.


12. Se ve, en fin, cuando se acaba la jornada, que Joaquín María Alonso ha corroborado a maravilla, con su quehacer teológico, los principios que ha enunciado. No le ha sido necesario ningún esfuerzo para cifrar la mariología en el Corazón de María; ha bastado el procedimiento de interiorización que, con San Juan Eudes, preconiza. El Corazón de María ha sido empleado, con mano maestra, como método u objeto formal de la mariología. Y hemos de decir que todo esto constituye una aportación de un valor incalculable. Los tiempos van necesariamente por aquí.

El Corazón de María se llama también nuestra esperanza. Y «la esperanza no defrauda» (Rom 5,5).


 

 

Índice bíblico de las nueve entregas


 

Gén 3,15 III

Gén 28,10-17 V

Gén 28,11-17 VI n.

Gén 28,17 V

Sl 22 IV n.

Sl 44,12 I

Sl 44,14 I

Sl 45,5 II

Sl 87,1 III

Is 49,6 VII (2)

Is 52,1-53,12 IV

Ez 36 VI

Os 11,4 VII

Lc 1,27-28 III

Lc 1,28 I, II, III, IX

Lc 1,30 VIII

Lc 1,31 VI

Lc 1,33 VIII

Lc 1,38 IV

Lc 2,19 I

Lc 10,42 II

Jn 1,1 I

Jn 19,26 VI, VIII

Jn 19,26-27 VI (2)

Jn 19,30 VI (2)

Rom 5,5 III, IX

Rom 4,22 VI n.

Rom 5,5 VIII

Rom 9,30 VI n.

1 Cor 7,25-40 II

Ef 1,15-23 VIII

Ef 4,1-16 VIII

Flp 4,1 VII

1 Jn 4,8 III, VIII

1 Jn 4,16 III, VIII

1 Jn 4,19 VII

Ap 21,3 VI n.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Letras & Poesía

Literatura Independiente

El Evangelio Del Dios Vivo

La fusión de los cuatro relatos evangélicos en el único Evangelio, el del Dios Vivo, en el contexto de toda la historia sagrada.

Anécdotas y catequesis

Anécdotas y catequesis

educarconsentido

Educación, enseñanza y familia

Un poeta que habla español

blog de poesía inédita

Sistema del Sueño Sounder en Barcelona

La solución natural al Insomnio, el Estrés y la Ansiedad

Nistal Mayorga

Blog de la pintora Nistal Mayorga

Pikizu

Blog de fotografía

Harresi Kulturala Elkartea

Asociación Muro Cultural

Católicos con Acción

Bienvenidos a nuestro sito Web con contenido especializado para jóvenes

Memoria historikoa Enkarterri - Las Encartaciones. Bizkaia

Memoria historikoaren berreskuratzea - Recuperación de la Memoria histórica

❥ Coaching Somático Integral

Crecimiento personal a través del Coaching Corporal en Movimiento y el Método Feldenkrais®

Feldenkrais Online

Clases Online en Feldenkrais Barcelona® www.FeldenkraisBarcelona.net

AUTOCONOCIMIENTO INTEGRAL

↝CUERPO, MENTE Y EMOCIONES↜

A %d blogueros les gusta esto: