Saltar al contenido

LA SABIDURÍA DE DIOS SEGÚN FRAY VICENTE-VI

10 marzo 2013
by

HAY ALGO QUE ESTAMOS OLVIDANDO…

Escucha atentamente esta historia:

Después de haber llevado una vida ejemplar, un hombre fue al Cielo. Jesús le dio una calurosa bienvenida y le pidió a San Pedro que le mostrara al nuevo inquilino todas las dependencias de aquel benditísimo lugar.

San Pedro, ni corto ni perezoso, se mostró muy complacido; y para comenzar, condujo al hombre a un salón de proporciones colosales donde miles de ángeles trabajaban sin cesar. Recibían una cantidad tremenda de correspondencia, la leían, la clasificaban, escribían el contenido esencial de cada carta en el ordenador, y luego, la ponían en un sobre y la enviaban a otro salón.

El hombre estuvo contemplando perplejo aquella labor durante casi dos horas, y no pudiendo reprimir por más tiempo su curiosidad, le preguntó a San Pedro:

– San Pedro, ¿qué es lo que hacen esos ángeles? ¿Qué hay en esas cartas? ¿Qué escriben en los ordenadores? ¿Qué envían luego en los sobres y adónde?”

Y San Pedro le respondió:

– Esas cartas son oraciones donde aparecen las peticiones de las personas que están en la tierra. Los ángeles las ordenan de acuerdo con el tema central de cada una, por ejemplo, salud, prosperidad, problemas familiares, asuntos espirituales, etc.   Después de analizar cada carta, escriben en los ordenadores la fecha de recepción, el motivo de la carta y la persona de quien procede. Luego, meten la carta en un sobre y la envían al Trono de la Gracia para que Dios responda la petición a Su tiempo.

Por espacio de otras dos horas, el hombre prosiguió mirando todo aquello, y finalmente le suplicó a San Pedro que lo sacara de allí, porque se sentía mareado con aquel ajetreo constante.

San Pedro lo llevó entonces a un salón pequeño donde había un solo ángel leyendo y meditando. Tenía ante sí un escritorio y un ordenador. De vez en cuando sonaba una campanita y aparecía en un buzón de recepción una carta. El ángel la leía y la clasificaba y escribía en el ordenador parte de su contenido.

El hombre y San Pedro estuvieron hablando durante cinco horas en aquel salón tan tranquilo. En el transcurso de aquellas cinco horas, entraron dos cartas, que el ángel procedió a clasificar.

Aguijoneado otra vez por la curiosidad, le preguntó a San Pedro:

– ¿Por qué en este saloncito hay un solo ángel, mientras que en el otro hay miles?  ¿Por qué aquí se recibe una carta cada cierto número de horas, y en el otro salón no para de entrar la correspondencia?

San Pedro lo miró y le dijo:

– Bueno, es que en este salón se reciben las acciones de gracias por los beneficios recibidos.

*

* *

      Pues bien, creo que esta anécdota debe hacernos reflexionar. Estamos siempre prestos a pedir, pero olvidamos con frecuencia dar gracias a Dios por todos Sus beneficios.

El Apóstol San Pablo, en su carta a los Colosenses, dio un mandamiento de dos palabras, que reza así:

Sed agradecidos” (Colosenses 3:15)

En el Evangelio de San Lucas, capítulo 17, versículos 11 al 16, leemos este episodio de la vida de Jesús:

11. Y sucedió que, de camino a Jerusalén, pasaba por los confines entre Samaría y Galilea,

12. y, al entrar en un pueblo, salieron a su encuentro diez hombres leprosos, que se pararon a distancia

13. y, levantando la voz, dijeron: «¡Jesús, Maestro, ten compasión de nosotros!»

14. Al verlos, les dijo: «Id y presentaos a los sacerdotes.» Y sucedió que, mientras iban, quedaron limpios.

15. Uno de ellos, viéndose curado, se volvió glorificando a Dios en alta voz;

16. y postrándose rostro en tierra a los pies de Jesús, le daba gracias; y éste era un samaritano.

17. Tomó la palabra Jesús y dijo: «¿No quedaron limpios los diez? Los otros nueve, ¿dónde están?

18. ¿No ha habido quien volviera a dar gloria a Dios sino este extranjero?»

19. Y le dijo: «Levántate y vete; tu fe te ha salvado.»

Sólo uno regresó para darle gracias a Jesús por el beneficio recibido.

Termino con estas palabras de Séneca:

«Ingrato es quien niega el beneficio recibido;

ingrato es quien lo disimula,

más ingrato es quien no lo devuelve

y mucho más ingrato quien se olvida de él

Fray Vicente (Buenos Aires)

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Letras & Poesía

Literatura Independiente

El Evangelio Del Dios Vivo

La fusión de los cuatro relatos evangélicos en el único Evangelio, el del Dios Vivo, en el contexto de toda la historia sagrada.

Anécdotas y catequesis

Anécdotas y catequesis

educarconsentido

Educación, enseñanza y familia

Un poeta que habla español

blog de poesía inédita

Sistema del Sueño Sounder en Barcelona

La solución natural al Insomnio, el Estrés y la Ansiedad

Nistal Mayorga

Blog de la pintora Nistal Mayorga

Pikizu

Blog de fotografía

Harresi Kulturala Elkartea

Asociación Muro Cultural

Católicos con Acción

Bienvenidos a nuestro sito Web con contenido especializado para jóvenes

Memoria historikoa Enkarterri - Las Encartaciones. Bizkaia

Memoria historikoaren berreskuratzea - Recuperación de la Memoria histórica

❥ Coaching Somático Integral

Crecimiento personal a través del Coaching Corporal en Movimiento y el Método Feldenkrais®

Feldenkrais Online

Clases Online en Feldenkrais Barcelona® www.FeldenkraisBarcelona.net

AUTOCONOCIMIENTO INTEGRAL

↝CUERPO, MENTE Y EMOCIONES↜

A %d blogueros les gusta esto: